Thursday, July 13, 2006

 

El Embrollo Palestino, parte 2.

Segunda parte de las cuatro que completan esta serie de articulos escritos por Marcos Aguinis y publicados y en La Nacion:



A partir de la Guerra de los Seis Dias cambio la relacion de fuerzas en el conflicto arabe-israeli. Digo bien, porque hasta ese momento no era un conflicto palestino-israeli. Los arabes de Palestina se llamaban "arabes de Palestina", no "palestinos". La diferencia es importante. Como senalamos en la nota anterior, tambien los judios se llamaban palestinos. Era un enfrentamiento entre el Estado de Israel y todos los Estados arabes que habian intentado destruirlo desde su nacimiento, violando la sabia decision de las Naciones Unidas, que ordenaba la creacion de un Estado arabe y un Estado judio, lado a lado, con vinculos economicos fraternales.

En efecto, la particion del pais, decidida el 29 de noviembre de 1947 por la ONU, se basaba en la distribucion demografica de entonces, compuesta por cantidades aproximadas de judios y arabes. A los arabes se les otorgaba sus principales ciudades y casi todos los sitios biblicos; a los judios, sus ciudades, colonias y la mayor parte del desierto. Era equitativo y los judios lo celebraron, aunque muchos con tristeza, porque se quedaban sin porciones ligadas a su historia nacional y religiosa.

Pero la guerra que los Estados arabes se empecinaron en llevar adelante, con el manifiesto proposito de realizar una matanza "que pusiera en ridiculo las de Gengis Khan", produjo una catastrofe inversa. Hasta el dia de hoy es sorprendente la falta de responsabilidad que manifiestan esos Estados por el dano que ocasionaron a sus hermanos de Palestina. Ademas, no han realizado esfuerzos serios para integrarlos, sino que los persiguieron, discriminaron y hasta asesinaron en forma masiva, como en el Septiembre Negro de 1971. Cientos de miles de palestinos tuvieron que pasar varias generaciones en campamentos de refugiados, mantenidos por la limosna internacional. Es el unico caso de refugiados provocados por una guerra que no pudo ser resuelto, pese a la inversion multimillonaria realizada en mas de medio siglo, y que nutrio a una gorda burocracia, pero no mejoro la vida de los autenticos destinatarios de los fondos. Esos refugiados se convirtieron en una preciada materia sometida a una pedagogia caudalosa del resentimiento y el odio.

Transjordania usurpo la Ribera Occidental y Jerusalen Este para quedarse con esa ilegitima herencia y, para ello, llego al escandalo de cambiar su nombre, en 1949, por el de Jordania. Durante su ocupacion de diecinueve anos, asi como durante la ocupacion egipcia de Gaza, no hubo un solo intento para convertir esas tierras en un Estado arabe-palestino.

El presidente de Egipto, Gamal Abdel Nasser, adquirio un fuerte liderazgo gracias a su empeno panarabista, su acercamiento con la Union Sovietica y su alianza con los paises No Alineados (entre los que figuraban paises muy alineados ideologicamente como China, Cuba, Yugoslavia). Consiguio formar con Siria la Republica Arabe Unida, que era el comienzo de una federacion destinada a unir todo el mundo arabe. Su proposito no entraba en contradiccion con la existencia de Israel, segun entendio este pais, y David Ben Gurion le propuso integrarla. Nasser no quiso ni siquiera escucharlo y redoblo su agresividad. Bloqueo el Estrecho de Tiran, que permite el acceso al Golfo de Akaba, y, de esa forma, pretendio matar el puerto israeli de Eilat. Manifesto que ansiaba convertir en realidad el sueno de arrojar a los judios al mar mediante la demolicion de Israel, como lo testimonia la prensa de entonces. Compro gran cantidad de armas con ese proposito. Las suplicas internacionales destinadas a evitar otro genocidio resultaron esteriles. Iba a realizar su ataque mediante una pinza mortal: Egipto desde el Sur y Siria desde el Norte. Siria expreso su acuerdo mediante disparos cotidianos desde las alturas del Golan contra las poblaciones israelies que rodeaban el biblico lago de Galilea. Aba Eban, canciller de Israel, recorria angustiado las principales capitales del mundo para rogar que disuadieran al presidente egipcio. Fue inutil, porque Nasser llego al extremo de exigir que las Naciones Unidas retirasen las tropas que evitaban los choques entre ambos paises; queria tener libre el camino para su masivo ataque belico. Ante un mundial estupor, el entonces secretario general de la ONU, el birmano U-Thant, le dio el gusto y ordeno la evacuacion de esas tropas. Nasser tenia luz verde para iniciar la guerra.

No solo los judios, sino millones de personas se conmovieron ante la inminencia de una tragedia que reproduciria el Holocausto. Fue entonces cuando estallo la Guerra de los Seis Dias, porque horas antes del colosal ataque arabe la aviacion israeli tomo la iniciativa y pudo cambiar el curso de la historia. Al principio las emisoras arabes mintieron a sus audiencias informando sobre inexistentes victorias. El primer ministro de Israel, Levy Eshkol, comunico al rey Hussein de Jordania que no se incorporase a la agresion, porque Israel no queria sufrir un tercer frente. Pero Hussein fue presionado por Nasser y avanzo sobre Jerusalen Oeste y otros puntos de la larga y accidentada frontera. Entonces, Israel, luego de aplastar a los egipcios y sirios, tuvo que dirigirse contra los jordanos y arrebatarles Cisjordania.

La opinion publica internacional no podia salir del asombro. El pequeno Israel volvia a triunfar. En los organismos internacionales el bloque comunista aliado con los arabes exigio el fin de las hostilidades y la devolucion de los territorios conquistados, sin tener en cuenta, de nuevo, la responsabilidad de Egipto, Siria y Jordania en la tragedia, ni exigir la paz. Los verdaderos territorios conquistados eran la peninsula del Sinai y las alturas del Golan, que no se consideraban parte de Palestina desde el trazado de fronteras que realizaron, con cierta arbitrariedad, las potencias coloniales luego del desmembramiento del Imperio Otomano. Cisjordania fue "liberada" de la ocupacion jordana y la Franja de Gaza, de la ocupacion egipcia: los israelies no lucharon contra los arabes-palestinos, sino contra los Estados arabes que ocupaban parte de Palestina. Ya es hora de disipar esta confusion.

No obstante la victoria, Israel propuso grandes devoluciones territoriales a cambio de la paz. Como respuesta, la Liga Arabe se reunio en Khartum y, estimulada por Nasser, escupio a Israel los famosos tres no. No negociaciones con Israel, No reconocimiento de Israel. No paz con Israel.

Israel decidio, en forma unilateral, que todas las mezquitas y los lugares sagrados del islam fueran administrados por autoridades musulmanas. Las ciudades y aldeas arabes debian estar a cargo de intendentes arabes, muchos de los cuales, como el de Belen, permanecio en el cargo durante decadas y mantuvo excelentes relaciones con el gobierno israeli. Cientos de miles de arabes de Gaza y Cisjordania encontraron trabajo. Los beneficio el turismo, que no habian conocido hasta entonces; parte significativa de sus productos eran comprados por los mismos israelies. Se registraron encuentros entre judios y arabes que habian sido amigos antes de 1948 y hasta se realizaron casamientos mixtos.

Despues de la Guerra de Iom Kipur, en 1973, el nuevo presidente de Egipto, Anwar el Sadat, empezo a reconocer que no tenia sentido negar la existencia de un pais tan solido como Israel. Ante la sorpresa universal, decidio visitar Jerusalen. Aunque esperaba ser bien recibido, no esperaba que lo aplaudirian y agasajarian con una lluvia de jubilo y gratitud. Empezaron las negociaciones con el duro Menajem Beguin y, en menos de un ano, se firmo la paz. A cambio de la paz, Beguin acepto entregar hasta el ultimo grano de arena del desierto del Sinai. Y no solo arena: entrego aeropuertos, pozos de petroleo, rutas, centros turisticos y hasta ordeno la evacuacion de la populosa ciudad de Yamit, construida entre Gaza y el Sinai, para que nada de Israel permaneciera en territorio egipcio. El encargado de evacuar por la fuerza a los colonos judios fue Arie Sharon. Este general no imaginaba que, mucho despues, deberia repetir el operativo en la Franja de Gaza. Con esta cesion de tierras equivalentes a casi tres veces el tamano de Israel, caia la acusacion de su vocacion expansiva, por lo menos entre quienes piensan con logica.

En el tratado de paz con Egipto, Israel prometio la autonomia de los arabes que habitaban Gaza y Cisjordania. Autonomia significaba otorgarles el manejo de todas las areas, menos la defensa y las relaciones exteriores. Es decir, no llegaban a la independencia ni soberania. Asi lo entendio Beguin, pero seguramente Sadat pensaba que la autonomia conduciria, de forma inexorable, a la independencia. La idea de los dos Estados que viven y prosperan uno al lado del otro, que nacio en la saboteada particion de 1947, resucitaba con fuerza. Los arabes de Palestina tomaban conciencia de su identidad nacional y se aplicaron a la conformacion de una narrativa que les otorgase un respaldo macizo. Sera el tema de la proxima nota.

Comments:
Shalom amigos.
Soy Daniel de Herut. Otra vez estos hijos de puta hijos de Alá me han pirateado el blog, esta vez tenía contraseña y nombre de alta seguridad. Mi correo electrónico también está anulado. ¿Alguien me puede decir porqué sólo mi blog?.
Mi nueva dirección es: www.herutt.blogspot.com
Un abrazo a todos.
 
Kovs
Soy bonhamled del blog "Recuerdos del día de mañana".
Me gustaría hacerte una serie de preguntas (decir entrevista suena muy pretencioso) sobre el problema/desgracia/maldición de las guerras en Oriente Medio.
Querrías colaborar?
Mi email es bonhamled@hotmail.com
Muchas gracias cualquiera que sea la respuesta.
Saludos
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?